Lasaña de bacalao con bechamel de pimiento rojo

Buenos días, ¿cómo va la semana?

El bacalao es uno de los protagonistas en los platos de Semana Santa.  Así, hoy os traigo una manera diferente de preparar este pescado que, para mí, es uno de los más “agradecidos” a la hora de cocinar. Da igual cómo lo hagas, desde la manera más sencilla hasta la más elaborada, está siempre exquisito.

Mercado de bacalao, fotografía de Taz en Flickr

Mercado de bacalao, fotografía de Taz en Flickr

Pimientos rojos, fotografía de Jose Luis Cernadas Iglesias en Flickr

Pimientos rojos, fotografía de Jose Luis Cernadas Iglesias en Flickr

Os dejo la receta de Lasaña de bacalao, para 2 lasañas individuales (yo utilizo las típicas cacuelitas de barro):

  • 6 placas grandes de pasta para lasaña (3 por cada lasaña)
  • 1 lomo grande de bacalao desalado
  • ½ cebolla
  • 1 pizca de pimentón dulce
  • 2 cucharadas de queso de untar
  • 1 brick de 500ml de bechamel (o la podéis hacer casera)
  • 1 latita de 80g de pimientos rojos asados
  • Queso rallado al gusto
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil

Primero picamos muy bien la cebolla y la rehogamos en una sartén al fuego con aceite de oliva y un poco de sal. Picamos el bacalao en dados y lo incorporamos en la sartén junto a la cebolla. Añadimos también pimienta, pimentón dulce, perejil y 2 cucharadas de queso de untar. Removemos bien para que todos los ingredientes se integren y el relleno vaya cogiendo cuerpo.

Cocemos la pasta de la lasaña, en agua hirviendo con sal, los minutos que nos indique el fabricante.

Hacemos una salsa triturando con la batidora de mano los pimientos asados con la bechamel y una pizca de sal.

Precalentamos el horno en la función de gratinado a 180ºC y nos podemos a montar nuestras lasañas, cada una en su recipiente individual: alternamos una capa de pasta, otra del relleno de bacalao y así hasta utilizar las 3 placas de pasta por comensal. Cubrimos con la bechamel de pimientos y espolvoreamos por encima con un poco de queso rallado. Gratinamos las lasañas hasta que la superficie esté doradita y el conjunto coja un poco de temperatura (o nos saldrá una lasaña gratinada, pero con el interior tibio).

Os encantará el contraste de colores y sabores, entre el rojo del pimiento y el blanco del bacalao, el sabor… ya me contaréis.

Buen provecho, ¡espero que os guste!

Anuncios

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s