Croquetas de cachelos y queso tetilla


Ya tocaba, receta con toque gallego. En este caso, los protagonistas son los cachelos y el queso de tetilla. El mundo de las croquetas es tan variado, se pueden hacer de tantas formas y con tantos rellenos… que hoy nos tocan unas sin bechamel.

Croquetas rebozadas con Panko, fotografía de Joselu Blanco en Flickr

Croquetas rebozadas con Panko, fotografía de Joselu Blanco en Flickr

Son igual de ricas que fáciles de hacer: Croquetas de cachelos y queso de tetilla

  • 5-6 patatas gallegas grandes
  • 1 hoja de laurel
  • 1 huevo
  • 200g queso tetilla
  • Una pizca de pimienta negra
  • Azafrán
  • Un poco de sal
  • 1 huevo ligeramente batido para el rebozado
  • Pan rallado o Panko para el rebozado
  • Aceite de oliva para freír

Lo primero de todo es limpiar muy bien las patatas, ya que las vamos a hervir con piel. Ponemos las patatas cortadas a la mitad en una olla con agua fría, un poco de sal y una hoja de laurel (mi abuela siempre se la pone). Cuando hierva, bajar un poco el fuego y desde que rompen a hervir calcular unos 30 minutos (dependerá del tamaño). El punto es que podáis clavarles un cuchillo y éste salga de la patata sin deshacerla mucho (cocidas, pero no deshechas). Pasado este tiempo, las vertemos sobre un escurridor y las dejamos templar.

Mientras las patatas enfrían, cortamos el queso tetilla en dados. Éstos serán el relleno de nuestras croquetas, por lo que no los cortéis ni muy grandes ni muy pequeños. Los reservamos guardados en la nevera, para que no se pongan muy blandos.

Pelamos las patatas y las pasamos por un pasapurés o las machacamos con un tenedor en un bol. Añadimos el huevo, una pizca de sal, muy poco azafrán (lo mínimo, para que le dé un poco de color) y una pizca de pimienta negra. Removemos bien todo hasta tener una mezcla sin grumos y con consistencia.

Para formar las croquetas, cogemos un poco de masa de patata, la moldeamos en forma de pelota con la palma de las manos y, en el interior, introducimos un dado de queso tetilla. Repetimos esta operación hasta acabar toda la masa.

En un plato hondo batimos un huevo y en otro plato ponemos pan rallado. Vamos rebozando nuestras croquetas pasándolas primero por el huevo y después por el pan rallado. Las vamos dejando sobre una fuente y, una vez terminadas todas, las refrigeramos unos 30 minutos.

Ponemos un cazo hondo con aceite de oliva al fuego. Sacar las croquetas de la nevera, dejarlas coger un poco de temperatura ambiente y freírlas (en tandas de pocas croquetas para que el aceite no pierda temperatura) hasta que el rebozado se dore. Dejarlas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y listo.

Prometo subir la foto correspondiente cuando las vuelva a preparar, buen provecho!!

SUBIR AL COMIENZO DE LA RECETA

Anuncios

3 comments

  1. ¡Qué receta mas curiosa! Croquetas de cachelos… Yo las he probado de arroz y estaban buenísimas, pero nunca de patata… Me las apunto.
    Del queso de tetilla por supuesto que tiene que estar realmente rico 😉
    Saludos!!

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s